class="post-template-default single single-post postid-32319 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Ter Stegen reapareció con capa de héroe

Facebooktwitterredditlinkedin

Partido raro éste de la tercera jornada de la Champions, en la línea de este extraño fútbol postpandémico que nos ha tocado vivir y que no sé si durará mucho tiempo, a la vista de cómo van las cosas. Pretendemos que los futbolistas jueguen un partido cada dos o tres días y que lo hagan siempre a la perfección, cuando para ellos cada compromiso debe ser como actuar en un amistoso o un entrenamiento. Se están dando muchos resultados extraños y el juego y el rendimiento de los equipos varía muchísimo de un compromiso a otro. Por eso, también a la hora de analizar y enjuiciar lo que vemos quizá haya que cambiar también un poco nuestro punto de vista. En un tiempo normal diríamos que el triunfo por 2-1 frente al Dinamo de Kiev fue producto de un mal partido. Lo mejor es que Ter Stegen reapareció con capa de héroe. Si no es por el portero alemán, estaríamos lamentando seguro el empate o la derrota del Barça. Esa es la diferencia entre un buen portero (Neto) y un portero de categoría superior (Ter Stegen): los segundos suelen tener mucho peso en los resultados de sus equipos. 

Después de 3 meses parado por una lesión, Ter Stegen volvió en plena forma. En la primera parte, sacó una mano milagrosa en un remate a bocajarro y en la segunda resolvió varios mano a mano con delanteros rivales de forma espectacular. Fue elegido el hombre del partido, pero su actuación, para mí, no debe oscurecer la que tuvo su colega en el bando contrario, Rusian Neshcheret, un joven portero de 18 años y 1,90 m., que debutaba en el equipo ruso y que a estas horas debe tener más ofertas de trabajo que el mismísimo Mbappé. Empezó el partido adivinando el penalti que le hicieron a Messi y que el argentino marcó porque lo tiró con una potencia excepcional. Antes ya había frenado a Griezmann y después lo haría con Ansu Fati y el propio Messi.

Seguro que más de un madridista vio el primer cuarto de hora y cambió de canal, porque lo que se intuía era una sencilla y rápida victoria del Barça. Además, por goleada. Sin embargo, el Dinamo empezó a estirarse, a dominar el juego hasta casi el final de la primera parte y a tener sus primeras ocasiones.  Un arreón final del Barça no impidió que al descanso se llegara con 1-0. El empate se hizo casi evidente en el comienzo de la segunda mitad, con un Barça muy frágil, como no le habíamos visto en este arranque de Liga más que tras el robo-penalti del Clásico. Mucho más intenso y, sobre todo, con más piernas, el Dinamo sólo encontraba el dique de Ter Stegen en su camino hacia el gol. El experimento de colocar a De Jong de central, para dar descanso a Lenglet, había salido muy bien en la segunda parte de Vitoria, pero en esta ocasión naufragó estrepitosamente. Los rusos castigaban al espacio mientras Messi lo intentaba otra vez de falta y el portero se la sacaba de la misma escuadra. Está empezando a parecer paranormal lo que le ocurre a Messi con el gol desde que al fútbol se juega sin público. El tanto de Piqué, de cabeza, a centro de Ansu Fati (para mí el mejor jugador contra el Dinamo), debió poner algo de tranquilidad al juego del Barça, pero no lo hizo porque el rival acortó distancias a los 10 minutos. Entre que los cambios de Koeman fueron otra vez un poco raros y que el resultado estaba en el aire, en los últimos minutos entraron en juego los nervios. Es cierto que apenas pasó nada, ni en un área ni en la otra, quizá por el cansancio de ambos bandos. Tanto a los jóvenes que había en los dos equipos como a los veteranos el encuentro se les hizo demasiado largo. 

Sin duda, fue el peor partido de los que ha jugado el equipo de Koeman, y no por la creación de ocasiones, porque pudo hacer el triple de goles, sino por la sensación de que no había dominado ni el juego ni al rival como sí había hecho en encuentros precedentes. Lo mejor de todo fue que el Barça suma los primeros 9 puntos (como sólo han hecho Bayern, City y Liverpool, lo cual dice que no es un pleno fácil) y que tiene la clasificación a tiro. Con un triunfo en Kiev en la próxima jornada estaría sellada y con el empate, casi. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies