class="post-template-default single single-post postid-31660 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

The Best se lesionó de nuevo y el Barça vuelve a ganar

Facebooktwitterredditlinkedin

Lo mejor del partido ante el Villarreal fue que el Barça vuelve a ganar (2-1) después de dos partidos bastante malos en Dortmund y Granada. Lo peor claro, fue que Messi, The Best 2019, se lesionó de nuevo. Esta vez no parece muy grave, pues Valverde dijo que lo sustituyó en el descanso por precaución debido a unas molestias musculares. Ojalá, porque con él en el campo, el Barça parece otro. Los que llevan diciendo todo el verano que Messi y Griezmann no se llevan bien y que no mezclarían se tuvieron que tragar sus palabras en el minuto 6. Era la primera vez que el tridente se reunía como titular esta temporada y en un córner botado por el argentino y peinado por el francés en el primer palo se veía el primer fruto de una (espero) larga relación. 

Poco después, aún con el Villarreal algo aturdido, un zapatazo de Arthur desde más de 30 metros sorprendió a Ansenjo y colocó el 2-0 en el marcador. Se presumía un partido con goleada, como los que se dieron ante el Betis y Valencia. Pero entonces el Barça aflojó el pistón, empezó a mirar más al calendario que al rival que tenía en frente y dejó crecer al Villarreal, que se metió en el partido con un tanto de Cazorla. El internacional español fue otra vez aplaudido por el Camp Nou cuando fue sustituido. Ter Stegen pudo hacer muchísimo más en el gol, pues el disparo era muy lejano y muy centrado. Aunque el balón pudo hacer algún escorzo inesperado, creo que el meta alemán pecó de exceso de confianza. Antes de eso, Messi ya tuvo que ser atendido en la banda y no salió tras el descanso. Todo pintaba a desastre de nuevo.

A Messi le sustituyó Dembélé, que salió como un rayo y terminó como un débil trueno. El francés protagonizó dos jugadas en las que regaló sendos goles a Griezmann y Suárez. Si cualquiera de ellos hubiera acabado en gol, creo que el partido habría terminado en goleada. Sin embargo, el Villarreal atacó con peligro y estuvo a punto de empatar. Con la salida al campo de Ansu Fati por un desacertadísimo Suárez y la de De Jong, también muy aplaudido, como el canterano, por Sergi Roberto, el partido viró en los últimos 15 minutos del lado azulgrana. El Villarreal había puesto a toda su artillería en el campo (Ekambi, Moi Gomez y Bacca), pero apenas se acercó al área de Ter Stegen. Victoria menos sufrida de lo que dice el marcador, pero sí de verdad trabajada, sobre todo en la segunda parte. Tras el encuentro, Piqué dijo que la pretemporada de este verano no había sido la mejor posible y de ahí que hubiera tantas lesiones y que el juego fuera tan pobre. Es cierto que ahora, sobre todo en los equipos grandes, prima el aspecto económico sobre el deportivo a la hora de planificar la preparación del curso. Pero si esas pretemporadas, el club jamás habría superado los 1.000 millones de presupuesto y no se podría fichar a lo mejor del mercado y pagar y componer la plantilla que tiene el Barça. Va todo unido. Lo bueno y lo malo. Lo que debe tener siempre el club es una plantilla lo suficientemente amplia y con jugadores de primer nivel para que las posibles lesiones o estados de forma de los jugadores influyan lo menos posible en los resultados deportivos. De momento, en este comienzo de curso, la pareja Piqué-Lenglet no se ha movido nada. Y eso a la larga no es bueno. Y no tiene nada que ver con la pretemporada.

(Messi es atendido en la banda en el partido ante el Villarreal/fcbarcelona.es)

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies