class="post-template-default single single-post postid-32174 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Vidal alarga la Liga y Piqué, la injusticia del VAR

Facebooktwitterredditlinkedin

Un gol de Vidal alarga la Liga para Barça, que ganó en Valladolid (0-1) y presiona al Madrid en su visita a Granada. Ya sólo le quedan 2 partidos (Osasuna el jueves y Alavés el domingo, ambos a las 21:00 horas). Me parece que si los gana, el Barça habrá hecho todo lo posible por ganar esta Liga. Pero que lo haga o no, no depende de Messi y compañía. Ni siquiera del Madrid. Para mí esta Liga la han decidido los árbitros, tanto los del campo como los del VAR, porque son los mismos. No es casualidad que para este Valladolid-Barcelona designaran a Mateu Lahoz, el árbitro que privó al Barça de ganar la Liga de 2014. Ni para este colegiado ni para los que había en el VAR una entrada de Alcaraz a Vidal al filo de la primera parte fue merecedora de roja. En el derbi contra el Espanyol tanto Ansu Fati como Pol Lozano fueron expulsados por el mismo motivo. Tampoco se juzgó como penalti un agarrón clarísimo a Piqué (imagen de arriba) en el área. Este árbitro es capaz de señalar un penalti a favor del Madrid por un leve empujón de James a su propio compañero Modric (contra el Sevilla en 2017), pero se lavó las manos en esta acción que sacó de quicio al central azulgrana. Ya os lo contaba en el anterior post, así que no voy a insistir. En esta vuelta a la competición tras la pandemia, el gran virus que ha impedido competir al Barça por el título ha sido el arbitral. Es mi opinión, claro, podéis tener otra. 

Tampoco han ayudado, también lo he dicho desde el principio de la temporada, las malas decisiones deportivas del Barça (plantilla corta, cambio de entrenador, altas y bajas, etc.) y de ahí que el equipo llegue una y otra vez con la lengua fuera al final de los partidos. Salvo lesión, creo que ahora no importa tanto eso como ver que Setién está intentando formar un equipo que pelee por la Champions en agosto. Para que se acabe este accidentadísima temporada sólo quedan 2 partidos de Liga y los 4 posibles de la Champions. Para eso ya sí que no necesitas tanto una plantilla como un equipo bien cohesionado, con 3 o 4 recambios de garantías. En la primera parte de Valladolid, los de Setién volvieron a dar la imagen de Villarreal, un equipo preciso, rápido, dinámico, presionante y muy enchufado que vapuleó a su rival con muy buen juego. Sólo faltó la contundencia de hace una semana para irse al descanso con el partido resuelto. 

El único tanto llegó en un disparo cruzado de Arturo Vidal, a pase de Messi. Es la 20ª asistencia del argentino en esta Liga e iguala un récord de Xavi. Esta faceta más pasadora de Messi está perjudicando su relación con el gol. No está fino de cara a puerta en las ocasiones que tiene. Ojalá le vuelva la inspiración con la vuelta de la Champions. Semedo y, sobre todo, Griezmann tuvieron opciones clarísimas de gol, mano a mano con Masip. El portero del Valladolid le paró un tiro a bocajarro al portugués pero vio a un palmo de su nariz como el francés pifiaba un gol cantado. Griezmann, al parecer con molestias musculares, fue sustituido al descanso por Suárez. El cansancio empieza a hacer mella en el Barça porque juegan prácticamente los mismos 3 partidos a la semana. Tampoco Setién ayuda. Otra vez no llegó a hacer ni siquiera los 5 cambios permitidos. Es cierto que los resultados tan justos le impiden gestionar mejor los descansos, pero tal vez le haya faltado algo más de valentía con algún canterano más. Riqui Puig fue otra vez titular y otra vez respondió bien. Ansu Fati, que no jugó por sanción, parece ya del primer equipo y Araujo, cada vez que sale, demuestra solvencia. Echo de menos que alguno más como Monchu o incluso Alex Collado hubieran tenido alguna oportunidad más. Pero a la vez entiendo que Setién priorice  formar un buen bloque de presente antes que alimentar otro de futuro. El Barça acabó pidiendo la hora, con Ter Stegen exhibiéndose, en casi cada llegada del rival. Mateu dejó incluso al Valladolid disponer de una última opción con el tiempo cumplido. Al contrario que otros equipos, que salen a penalti a favor por jornada y para los que las líneas del VAR son inexcrutables, cuando no directamente torcidas, al Barça no le regalan nada. Todo lo que consigue es a través de su juego, de su acierto y de su esfuerzo. Normal que estén agotados. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies