class="post-template-default single single-post postid-6672 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Vuelve el arma de destrucción masiva, vuelve la felicidad al Camp Nou

Facebooktwitterredditlinkedin

Volvió el arma de destrucción masiva y la felicidad regresó al Camp Nou. El tridente no era titular desde hacía casi cuatro meses, desde la final de Copa (22 de mayo). Lo del Alavés hace cuatro días no cuenta, porque Messi salió entonces con el freno de mano (por su lesión), a Suárez todavía le afectaba el jet lag (por la vuelta de Uruguay) y cuando los dos saltaron al campo a Neymar le fallaban ya las pilas. En esta ocasión, más descansados, se juntaron desde el inicio y destrozaron al Celtic (7-0). Fue un estreno a lo grande en la Champions, para la que el Barça presenta sin ninguna duda su candidatura al triunfo final. Luis Enrique dibujó un equipo completamente distinto al día del Alavés, desde el portero (Ter Stegen) pasando por toda la defensa (Umtiti se asienta como pareja de hecho de Piqué) hasta el centro del campo, donde incluyó a André Gomes. Yo pensaba que el portugués jugaría de mediocentro, como hizo en la media hora final, para que descansara Busquets. La altura media de los centrocampistas frisaba el 1,90, algo inédito en el Barça en los últimos años. Habría que remontarse a la época de Rijkaard cuando coincidían a veces Edmilson y Van Bommel con Deco para encontrar tanto físico en la medular blaugrana, más acostumbrada a tipos livianos, bajitos y supuestamente más frágiles, del perfil de Iniesta o Xavi.

Supongo que lo que pretendió Luis Enrique fue proteger al tridente con una guardia pretoriana que aliviara a los tres de arriba de las penosas tareas de chocar contra el rival, cortar su avance, saltar en los balones divididos y defender los contragolpes. El Celtic imitó al Alavés con una defensa de cinco, pero esta vez saltó por los aires al minuto 3, cuando Neymar filtró un pase a Messi, que fusiló con un remate cruzado espectacular. Mejor todavía fue la ejecución del segundo, un tuya-mía de los dos chicos de oro desde la línea de medios hasta prácticamente la raya de gol de la portería. El partido pudo cambiar si Dembele hubiese marcado el penalti que Ter Stegen cometió sobre él (me parece que estuvo lento en la salida) y que hubiese supuesto el empate. Los partidos, como la vida, pueden transformarse en un segundo, pero afortunadamente, el alemán, que ya será titular toda la temporada excepto en Copa, lo detuvo haciendo gala de una gran  intuición. Además de un gol anulado por claro fuera de juego, fue la única ocasión que recuerdo del Celtic en todo el partido, lo que habla muy bien del Barça también en el aspecto defensivo.

A partir del tercer tanto, ya en la segunda parte, en un gran disparo de falta de Neymar, el duelo derivó en festival. El brasileño, al que os había dicho que veía en un gran estado de forma, repartió hasta cuatro asistencias. Le dio a Iniesta el cuarto gol (¡qué gran empalme a lo Stamford Brigde, vaya golazo!) y a Suárez el sexto (¡cómo paró el balón con el pecho y qué violencia la de su remate de zurda!). Entre medias, el uruguayo, muy fallón hasta entonces, se había sumado a la fiesta facilitando a Messi el quinto, favor que se cobraría firmando el séptimo en un regalo del argentino. En el descanso, ponía en twitter que si Cristiano dice que es el más buscado en internet, estoy seguro de que Messi es el que más felicidad aporta al mundo. Lástima que eso sea algo que no se pueda medir. Lo que sí se cuenta es un nuevo hat-trick, el sexto que logra en Champions, el que más. En fin, gran reacción del Barça tras la inesperada derrota contra el Alavés. Al contrario de lo que pensará la mayoría («Ves, éste es el once que debió sacar el otro día», dirán), yo creo que la exhibición vino provocada en buena parte precisamente porque la mayoría de los componentes del once no jugaron el pasado sábado. Pero, como os digo siempre, si vuestra teoría os parece mejor, no tenéis por qué compartir la mía.

(Foto/Autor: Messi y Neymar celebran uno de los goles/fcbarcelona.es)

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies