class="post-template-default single single-post postid-32107 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Ya hay calendario oficial: ganará la Liga una plantilla, no un equipo

Facebooktwitterredditlinkedin

Ya hay calendario para el regreso de la Liga. De momento, sólo de las dos primeras jornadas. El Barça jugará su primer encuentro en Mallorca el sábado 13 de junio a las 22 horas y 3 días después, el martes 16, a la misma hora, recibirá al Leganés en el Camp Nou. Su rival en la lucha por el título, el Real Madrid (a 2 puntos en la clasificación), dispondrá de un día más entre partido y partido, pues recibe el domingo 14 al Eibar y el jueves 18 al Valencia. Supongo que otra semana pasará al contrario, pero como ahora no se oyen protestas lo digo para cuando se produzcan, porque cada detalle puede contar. La idea es que se jueguen las 11 jornadas que faltan en lo que queda de junio y hasta el 19 julio, porque hay que dejar agosto libre para que concluyan la Champions y la Europa League. La primera conclusión que saco de esta resolución exprés del campeonato es que esta Liga no la ganará un equipo sino una plantilla. Me explico: después de estar tres meses sin competir, será imposible que Quique Setién, por mucho que tenga su once más o menos definido, repita equipo en las dos primeras jornadas. Más bien, lo que se intuye, a priori, es que el técnico debería tener en mente 2 equipos (titulares y suplentes) e ir alternándolos, o mezclándolos más bien, según las múltiples variables que pueden ser importantes. Sobre todo, tendrá que intentar prevenir o evitar lesiones, que serán más numerosas después de este largo periodo de inactividad y que sin duda serán un factor decisivo. 

Por diversas decisiones tanto en el mercado de verano como en el de invierno que no merece la pena recordar y que no vienen al caso, ahora mismo el Barça cuenta con una de las plantillas más cortas de su historia. Sólo tiene a 18 jugadores del primer equipo, porque Dembélé, aún lesionado, no está inscrito en la Liga. Son 2 porteros (Ter Stegen y Neto), 6 defensas (Semedo, Piqué, Lenglet, Umtiti, Alba y Junior), 6 centrocampistas (De Jong, Busquets, Vidal, Rakitic, Arthur y Sergi Roberto) y 4 delanteros (Messi, Suárez, Griezmann y Braithwaite). La plantilla, hasta alcanzar los 24 futbolistas, la completan de momento 6 jugadores del filial: Ansu Fati, que lleva todo el curso con los mayores, Riqui Puig, Araujo, Iñaki Peña, Monchu y Alex Collado. O sea, el Barça podría presentar un gran equipo titular (Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Alba; De Jong, Busquets, Arthur; Messi, Suárez y Griezmann), pero uno suplente que dejaría más dudas (Neto; Sergi Roberto, Araujo, Umtiti, Junior; Vidal, Rakitic, Riqui Puig; Ansu Fati, Braithwaite y Collado). Supongo que a la vista de lo que hay y con la posibilidad que hay de hacer hasta 5 cambios durante los encuentros, lo que deberá hacer Setién es repartir los esfuerzos lo mejor que sepa y que le dé la cabeza, porque no será fácil tomar las mejores decisiones. El técnico ya ha comentado que lo de los 5 cambios puede que les perjudique, porque entiende que el juego del Barça busca cansar al rival para hacerle daño cuando sus fuerzas menguan. Si el adversario puede renovar energía con músculos frescos, el efecto de su juego de control y pase quizá se vea muy reducido. No estaría mal que, aunque quedan sólo 12 días para el primer partido oficial y acaba de hacer el primer entrenamiento en grupo, intentase también acomodar su innegociable idea de juego a las actuales circunstancias. Nunca está de más tener un plan B o incluso C si las cosas se tuercen. 

Creo que por el ambiente que se encontrarán los jugadores (las gradas, recordad, estarán vacías y hará mucho calor, pues estamos en verano), los partidos se parecerán más bien a los de una pretemporada, con poco ritmo y algo descontrolados. Ya hemos podido comprobar en la Bundesliga que el fútbol no es el mismo. Parece otro deporte, tanto para los protagonistas como para los aficionados. Se parecen, claro, porque hay un balón, 22 futbolistas en el campo y 3 árbitros, pero el desarrollo no es igual. Hay más limpieza en el juego, menos pasión, menos protestas al árbitro (ahora ya no se podrá echarle al público encima) y creo que en general, puede que haya duelos más abiertos, sobre todo porque creo que el factor campo desaparece. Me parece que lo más importante será no perder la concentración y saber que cada punto puede ser importante, porque si no el jugador puede pensar que está jugando en una pachanguita con sus colegas de entrenamiento. Para los jugadores del filial no será muy distinto a lo que se encuentran normalmente cada fin de semana, sobre todo en casa, y para los profesionales puede ser un buen momento para recordar su paso por el fútbol aficionado, de sentimientos y emociones más puras, al estar menos contaminado por todo lo que se mueve alrededor del deporte profesional. Eso sí, todos estarán igualmente escrutados por decenas de cámaras de televisión y por los millones de ojos de los aficionados que estarán batiendo récords de audiencia desde el encierro, cada vez más llevadero, de sus casas. Todos tendremos que intentar acostumbrarnos a la nueva normalidad de este novedoso fútbol. Pronto lo veremos. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies