class="post-template-default single single-post postid-3971 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Zidane por Benítez, otro volantazo en el Real Madrid

Facebooktwitterredditlinkedin

Ya he dicho en alguna ocasión que el Madrid va alternando a Valdanos con Mourinhos desde hace 20 años. Así, por supuesto, es más difícil definir un estilo de juego. Y eso, aunque gane algo de vez en cuando (es inevitable, invierte más que nadie), es muy bueno para el Barcelona. Lo de cambiar a Benítez por Zidane es otro volantazo más en esa alternancia histórica: de un año a otro pasa de un técnico de perfil defensivo a otro de espíritu más aventurero o con mayor gusto por el juego. La verdad es que me sorprendió. Sobre todo por el momento. Pensaba que si había algún terremoto (un cambio de entrenador en mitad de la temporada siempre lo es), sería antes de las vacaciones de Navidad. Nunca después. Supongo que todo dependía de la voluntad, las ganas y el cálculo de Zidane. A priori me parece una apuesta arriesgada, pero sólo el tiempo y los resultados dirán si es acertada o no.

Desde 2003, el Barça sólo ha tenido cinco entrenadores: Rijkaard, Guardiola, Tito, Martino y Luis Enrique. El Madrid, en el mismo periodo, acaba de designar al decimotercero, una lista muy larga que empezaría en Queiroz, seguiría por García Remón, Camacho, Luxemburo, López Caro, Capello, Schuster, Juande Ramos, Pellegrini, Mourinho, Ancelotti, Benítez y acabaría en Zidane. Sin saber cómo es Zidane como entrenador, tanto por su etapa como jugador como por su aprendizaje junto a Ancelotti, creo que ahora el Madrid apostará de nuevo por gobernar y controlar los partidos desde la posesión. O sea, todo lo contrario que con Benítez. Los equipos del ya destituido técnico madrileño, desde el Valencia hasta el Nápoles, siempre han jugado de la misma manera: con repliegue y contragolpe. Lo quieran reconocer o no los madridistas, la apuesta por Benítez era una vuelta al juego de Mourinho pero sin Mourinho.

Benítez no quería estropear la gran oportunidad de su vida y que llorase en su presentación siempre me pareció un signo de debilidad. La falta de carácter es algo que no se perdona en esa casa. Cada uno a su estilo, a Mourinho y a Ancelotti les sobraba. Me parece que Benítez perdía en la comparación, sobre todo en carisma y personalidad, algo que se supone que a Zidane le sobra. Florentino quiso copiar el modelo de perfil bajo de Laso que le ha salido bien en el baloncesto, pero me parece que la presión que hay en uno y otro puesto no tienen nada que ver. Yo he visto muy pocas veces a Laso aparecer en la portada de algún periódico. Desde que perdió 0-4 con el Barça y tras el esperpéntica eliminación de la Copa del Rey, Benítez estaba en lenguas día sí y día no. Cambiar de entrenador en mitad de la temporada casi nunca da buen resultado. Pero el Madrid se agarrará al antecedente de Del Bosque, cuando sustituyó a Toshack y ganó la Champions. Se olvidan siempre de que ese Madrid acabó quinto en Liga.

Facebooktwitterredditlinkedin