class="post-template-default single single-post postid-3981 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Zidane no es Guardiola: sólo hace falta oír su discurso de presentación

Facebooktwitterredditlinkedin

Que Zidane no es Guardiola es evidente: sólo hace falta oír su discurso de presentación. El nuevo técnico blanco agradeció, como era de esperar, a su «presi» (un colegueo supongo que imperdonable para el protocolario Florentino) la oportunidad de entrenar al Madrid y aseguró que va a «poner todo el corazón» para que «todo salga bien» y que el equipo «gane algo» a final de curso. Ese algo tendrá que ser a la fuerza o la Liga o la Champions, porque de la Copa está eliminado tras la chirigota de Cádiz. En su brevísima puesta en escena, a Zidane se le vio nervioso y emocionado. Lo reconoció él mismo. Si yo fuera aficionado del Madrid, supongo que esperaría un verbo más convincente, pero la facilidad de palabra nunca ha sido el fuerte del francés.

Zidane sí reúne para mí dos cualidades muy importantes para ser entrenador de primer nivel: haber sido un jugador de superélite y tener la visión panorámica del centrocampista o mediapunta. Falta saber si será capaz de transmitir todo lo que él era capaz de ver en un campo de fútbol, también si será capaz de gestionar una plantilla supuestamente con mucho poder y falta saber, sobre todo, si le temblará el pulso o no a la hora de tomar decisiones difíciles. Sabemos que lo primero que hizo Guardiola, en su rueda de Prensa de presentación, fue decir que no contaba con Ronaldinho, Deco y Etoo, «porque era lo mejor para el equipo». Dudo mucho que Zidane haga lo mismo con RonaldoSergio Ramos, a los que señala parte del madridismo.

Por lo que puedo escuchar y leer, la división del club blanco permanece. Para unos, entrenadores tipo Mourinho, Benítez o Capello van a contraestilo del Madrid. Para otros, el modelo a seguir son técnicos del perfil de Del Bosque, Valdano o Ancelotti, con más gusto y respeto por el espectáculo y el espectador. Unos le echan la culpa de la situación a los jugadores y otros al presidente. Depende del bando donde estén alineados. Florentino suele decir que el modelo del Madrid es ganar y resulta más que evidente que le da lo mismo hacerlo con un estilo que con otro. Ahora se ha puesto en manos del mito Zidane, que es como si en el Barça colocaran de entrenador a Ronaldinho. El brasileño marcó el doble de goles que Zidane y ganó tanto como el francés para el Barça. Hizo tres grandes temporadas (2003-2006) y dos muy mediocres (2006-08). Zidane, al contrario, dos muy buenas (2001-2003) y tres para olvidar (2003-06). La ilusión que provoca Ronaldinho en la afición culé es la misma que despierta el francés en la madridista, pero me parece que el brasileño no sería un buen entrenador para el Barça. Zidane no es Guardiola. Guardiola, para el Madrid, sería que pusieran en el banquillo a Míchel, Raúl o Casillas, algo que de momento está muy lejos de producirse.
(Foto/Autor: Zidane, con Guardiola/web del Bayern Múnich)

Facebooktwitterredditlinkedin